Sobre cuerpo, espíritu, sombra, plantas y jardinería

Fragaria-ananassa-fresa-freson

Estaba yo esta mañana haciendo de jardinera con mis plantitas, pensando en que para mí tiene poco sentido una comprensión mental o “espiritual” si esta no va acompañada por una comprensión o integración corporal. Si yo no entiendo a mi cuerpo, si yo no sé leer su lenguaje, o si lo sé leer pero no lo escucho y por lo tanto no me hago cargo de sus necesidades, por mucha comprensión o entendimiento espiritual que se haya producido, para mí, estaba pensando, se queda en el aire.

Porque he aprendido e integrado que es en mis tejidos corporales (no solo en mi espíritu) donde se almacena todo lo vivido y en donde quedan grabadas y muchas veces encapsuladas memorias emocionales traumáticas que hablan de miedo, rabia, desamor, abandono… Mi cuerpo es mi memoria y, si no me paro a escucharlo y a atenderlo, todo proceso de sanación queda incompleto. Si yo por ejemplo me enfoco en cultivar la confianza sin atender el miedo que probablemente esté alojado en mis tejidos renales, esos que se encargan de filtrar mi sangre y de producir la orina entre otras muchas funciones, por mucha comprensión espiritual sobre la confianza que me debo a mí misma y a la vida, la memoria corporal alojada en mis riñones, materializada quizás en forma de cálculos, actuará como una forma de eco que reproducirá mi miedo y mi falta de confianza en mi cotidianeidad. Lo mismo para la rabia y la frustración y el hígado, o el desamor y el corazón, o los pulmones y la tristeza y el miedo a morir, etc etc etc… Siento también que esta falta de atención esconde un miedo a mirar de frente nuestra sombra, que en su forma corporal puede presentarse como inflamación, obstrucción, irritación… Queremos irradiar amor, solo alegría y confianza ignorando la pus, las flemas, las piedras. Pero estas “feas” manifestaciones no desaparecen por poco visibles que sean, y para asegurarse ser vistas, si no son atendidas, recrudecen su presencia. Lo que es arriba es abajo.

Digo esto porque a mi alrededor veo mucha disociación entre el cuidado del cuerpo y el del presunto cuidado del espíritu. No puede haber uno sin otro. Digo esto y en realidad me lo estoy diciendo a mí misma, por todos los años de abandono y sordera corporal. Más que escuchar a mi cuerpo, intentaba que este encajara en sistemas dietéticos variados que me llegaban del exterior. Ahora intento practicar la escucha corporal radical. Me fío más de mi cuerpo que de mi mente o de mis supuestas revelaciones espirituales. A día de hoy le pongo a mi cuerpo la gorra de capitán, o de capitana, si como muchas decido llamarla cuerpa. Es él quien decide, por ejemplo, qué tipo de alimentos son los que necesita, lejos de dogmas y filosofías mentales. La que quiero cultivar es una filosofía corporal. La mía.

Creo que esta es una de las razones por las que amo a las plantas, por las que trabajo con ellas y por las que son mis más firmes aliadas. Las plantas, en su infinita bondad y generosidad, se ocupan no solo de echarle un cable a nuestros tejidos corporales mejorando sus funciones, sino que también, si las utilizamos con un mínimo de conocimiento y conciencia, apoyarán los procesos orgánicos desde lo mental, lo emocional y lo espiritual. Es decir, que en relación con nosotros, nos afectarán de manera global u holística. Las plantas son seres, seres libres de prejuicios, con una memoria vital de desarrollo y superación distinta a la nuestra, más ancestral. Tenemos mucho que aprender de ellas, tienen mucho que ofrecernos y contarnos. A todos los niveles. Las hierbas, los árboles, las flores, nos acercan a nuestra naturaleza esencial, mejorando el estado de nuestro cuerpo y de nuestro espíritu, de todo nuestro ser. Por eso, y por mucho más, merecen mi más dulce y atento cuidado.

artemisa-vulgaris-brotes

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s