Encuentros entre mujeres, árboles y hierbas Primavera 2019

PLAN DE SIEMBRA PARA LA PRIMAVERA

Alivia el sentimiento de impotencia y favorece el dorado aliento de la esperanza. Siembra que aporta paz y amor al mundo. Una respuesta al escenario colectivo de adormecimiento, violencia, enfermedad, crisis ambiental y saturación tecnológica.

1. Recordar que tenemos capacidad de decisión.

carteldefpri

Decidir sacar de nuestras vidas los productos que fabrican las grandes multinacionales y que llenan los bolsillos de los de siempre a costa de, entre otras cosas, contaminar la tierra, ahogar en plásticos los océanos y experimentar cruelmente con animales. Decidir arremangarnos para decir plantándole cara a la bestia: adios loreal, bayer, clinique, colgate y todas las que lleváis patente y marca, me desvinculo de vosotras, dejo de invertir en políticas que atentan contra la vida, dejo de utilizar para mi cuidado y el de mi casa productos que nos intoxican a nosotros y al planeta.
Cuando hacemos esto estamos removiendo la tierra y quitando la maleza.

2. Recordar que tenemos capacidad creativa.
Ir al bosque, a la pradera o la montaña y perderse… Dejarse acariciar por las manos invisibles de los árboles y las hierbas, dejar que los vientos que acompañan sus palabras nos refresquen y calmen la cabeza. Observar una corteza, coger un puñado de tierra, dejar que los ojos se nos llenen de verde. Recordar que una tiene el conocimiento y el permiso para con amor recolectar frutos, ramitas y hierbas. Con respeto hacerlo para luego elaborar remedios que sanen, equilibren y embellezcan.
Cuando ponemos nuestras manos al servicio del corazón y en alianza con la naturaleza estamos sembrando nuestra semilla, estamos aportando nuestro granito de fecunda tierra.

3. Recordar que tenemos capacidad de risa y gozo.
Reconocer la gracia y el gusto con el que nuestros cuerpos y nuestras casas reciben el cuidado que les procuramos con las hierbas. Cuando una ya sabe decir: ven aquí ruda, buenos días artemisa, hola pino, todos mis respetos tomillito, gracias tejo, gracias rosa, romero, milenrama, por curarme, purificarme, perfumarme, por estar siempre ahí, tan pacíficos y pacientes, enseñándome tanta presencia y amor…

Cuando esto pasa, con la memoria desperezada, los ojos abiertos y las manos creando en complicidad con la tierra, una como que se pega un largo suspiro y emerge la sonrisa y puede que incluso una carcajada a pleno pulmón. Es entonces cuando la semilla sembrada florece verde en los sentidos y el corazón. Y una llega a pensar que sí se puede.

Mujer yerbera celebra en Primavera los Encuentros entre mujeres, árboles y hierbas. Para información sobre los encuentros pincha aquí: https://mujeryerbera.com/2018/08/07/encuentros-entre-mujeres-arboles-y-hierbas/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s